Bienvenido...¡¡¡¡

En este espacio analizaremos y se daran las opciones para tratar los desequilibrios fisicos, mentales y emocionales que son origen de enfermedades y malestares...todo al alcance de nuestras manos, solo es cuestion de que quieras y decidas poner manos a las obras para tener Salud Integral.

Na Masté

sábado, 29 de mayo de 2010

ISOFLAVONAS Y CANCER DE MAMA

UNA BUENA RAZON PARA CONSUMIR LA SOYA…

¿Qué son las Isoflavonas?


Las isoflavonas son sustancias vegetales secundarias, que pueden actuar como estrógenos en el cuerpo y tener funciones protectoras. Se encuentran principalmente en la soya y su capacidad terapéutica es mayor que la de otras sustancias fitoestrogénicas como los lignanos. Los efectos de las isoflavonas son mucho menores en poder que las hormonas del estrógeno. Esta es la razón por la cual las isoflavonas y los fitoestrógenos ejercen un efecto estabilizante cuando el nivel de estrógenos es bajo, por ejemplo durante la menopausia. Las isoflavonas pueden también reducir el efecto del estrógeno en las células y las capas de la piel cuando los niveles de la hormona son altos, y después, esencialmente, reducir el riesgo de cánceres ligados al estrógeno. La doble actividad de las isoflavonas, actuando como estrogénicas y antiestrogénicas, confieren a las isoflavonas una serie de cualidades que permiten regular el balance hormonal en la mujer, pudiendo prevenir la osteoporosis y actuar como potentes antioxidantes que protegen frente al desarrollo de cáncer de mama. Observaciones en el aspecto nutricional han demostrado que las enfermedades y los apuros mencionados anteriormente son infrecuentes en los países en donde se consume soya, porque las soyas dan isoflavonas al organismo. La literatura científica contiene datos sobre los efectos de la sinergia. Dentro de las isoflavonas encontramos la daidzeína y la genisteína.
Las isoflavonas son transformadas por las bacterias de la flora intestinal durante la digestión. Una vez transformadas por el intestino, las isoflavonas ejercen sus efectos benéficos en el cuerpo.


Isoflavonas y las mujeres


Las isoflavonas tienen una influencia en la salud de las mujeres durante la menopausia pero también antes y durante de los años reproductivos. (pre-menopausia).
El consumo de esta sustancia durante la pubertad, cuando el pecho femenino se desarrolla, parece proteger a la mujer más adelante en su vida contra el cáncer. Los estudios demuestran que las mujeres que comieron en la semana más de 3 porciones de soya durante la adolescencia demostraron una reducción del riesgo en un 40% del cáncer de mama comparado con las que no consumieron la soya.


Además también protegen contra el desarrollo de cáncer de mama, lo que no sucede con otras terapias hormonales a base de medicamentos sintéticos, que incluso podrían provocar futuros tumores.

Isoflavonas y el ciclo menstrual

Las isoflavonas podrían aumentar la longitud del ciclo menstrual y moderar la alteración de los niveles de esteroides. Un estudio británico encontró que las mujeres a quienes se les dieron 60 gramos de soya al día tenían ciclos menstruales más largos. Las mujeres asiáticas, que ingieren más soya sobre una base diaria, tienen generalmente ciclos menstruales más largos que mujeres occidentales. La investigación sugiere que la disminución del nivel de mortalidad de mujeres japonesas por cáncer de mama pueda, en parte, ser debido al consumo del alimento que contiene las isoflavonas de la soya. Los niveles de hormonas esteroides y de la duración menstrual del ciclo son factores de riesgo conocidos para el cáncer de mama. Un ciclo menstrual creciente es beneficioso porque éste da lugar a menos tiempo que las células del pecho estén expuestas a niveles más altos del estrógeno.

Isoflavonas y menopausia

Durante menopausia el nivel del estrógeno cae y causa los síntomas típicos, como son los sofocos, fatiga, sudor nocturno, cambios en el estado de ánimo, de los oscilaciones del humor, de la sequedad vaginal y de los dolores de cabeza, las isoflavonas disminuyen estos síntomas.
Isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea
Las isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea en mujeres perimenopáusicas. Los efectos de la soya y de esta sustancia sobre la calidad del hueso son también dignos de tenerse en cuenta. Se ha visto que el consumo de 40 g de proteínas de soya por día (90 mg de isoflavonas) durante 6 meses, aumentan significativamente la densidad mineral ósea vertebral en mujeres postmenopáusicas.
Isoflavonas y cáncer de la próstata
No solamente la mujer obtiene ventajas con las Isoflavonas, también es favorable para la salud de hombres.
En Estados Unidos, el cáncer de próstata es el tipo más común de cáncer en los hombres, después del cáncer de piel. En estos tiempos, la salud de los hombres se relaciona mucho con la salud de la próstata. En Japón, en donde ya se consume, el cáncer de la próstata es 5 veces más raro que en América en donde una cantidad muy pequeña de fitoestrógenos es utilizado.
Al parecer las isoflavonas tienen un efecto positivo en cánceres relacionados a hormonas. El cáncer de la próstata se liga a los niveles de la testosterona y es tratado a menudo reduciendo el nivel de testosteronas. Los estudios clínicos en varones señalan al papel beneficioso de la soya en la reducción de niveles hormonales. La hormona masculina, testosterona es necesaria para el desarrollo de características masculinas típicas pero si un hombre desarrolla el cáncer de la próstata, la testosterona acelerará su progresión. La genisteína ha demostrado tener un efecto en la célula del cáncer de próstata pero en ratones implantados con células de cáncer de próstata humana disminuye el crecimiento tumoral. Las isoflavonas también actúan como antioxidante protegiendo las células.

No hay comentarios:

Publicar un comentario